Otra tomadura de pelo


El fin de semana pasado Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia, la conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Ethel Vázquez, el presidente de la Diputación de Pontevedra, Rafael Louzán, y otras autoridades locales inauguraron un tramo de 10 km de una nueva mal llamada «vía rápida» en el suroeste del país: el segmento número 3 de la VAP (Vía de Altas Prestaciones) Tui-A Guarda comprendido entre la parroquia tomiñesa de Goián y el núcleo urbano del municipio de A Guarda, en el que usted y yo, lector, hemos invertido como contribuyentes 59,7 millones de euros para ahorrarnos 7 minutos en un trayecto que hasta ahora llevaba 14.

Al igual que su equivalente del Salnés cuando se construyó y la del Morrazo aún hoy en día, esta nueva infraestructura viaria consta de un solo carril por cada sentido de circulación, con el peligro que, sabemos desgraciadamente por experiencia, conlleva esa característica. Pronto llegarán las colisiones y los accidentes, desgraciadamente también las muertes y los heridos graves y, tras ellos, las lamentaciones, las manifestaciones de los afectados y los vecinos, y los cortes de tráfico. Parece que no hemos aprendido nada...


...O sí: porque no puedo evitar pensar que esto se ha hecho así con total premeditación, alevosía y malicia. Ya cuando se iba a licitar y construir la del Morrazo mantenía yo que debería hacerse desde el principio con dos carriles para cada sentido de la circulación o no hacer nada. La lección de la vía rápida del Salnés había sido clara y contundente: pronto su capacidad se vio desbordada, accidentes frecuentes y varios muertos aconsejaron sin dejar lugar a dudas su desdoble inmediato... Y así se hizo: una nueva licitación, un nuevo contrato que adjudicar a alguna empresa constructora perteneciente a manos amigas (o propias), otra vez el contribuyente a poner dinero que se escurre por sumideros misteriosos... Y ese mismo proceso se está repitiendo ahora con el vial del Morrazo, inaugurado hace aún menos de 10 años. Una vez terminada esta vía entre Tui y A Guarda, ¿cuánto tiempo se tardará en decir que es necesaria su ampliación?

¿Es que ni los dirigentes ni los técnicos tienen la (pre)visión que los legos sí tenemos? Pues claro que la tienen, cómo no. Simplemente sus intereses no son los nuestros. Nuestra rentabilidad no es la suya... y la suya es muy desgraciadamente nuestra ruina. El bien común y el interés general no son las razones por las que están en política, como la realidad de nuestra clase política se empeña contumazmente en demostrar, un día sí y otro también, entre integrantes de todos los colores del arco político y sindical en cualquier punto de la geografía carpetovetónica. Están ahí para llenarse los bolsillos a nuestra costa. No busquen más.

Así es... o no...

Comentarios

  1. Es lo que se podía llamar "¨Vía de rápido enriquecimiento"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

El suicidio de Evelyn McHale

Oro en cretinismo periodístico

Felicidade