¡Muchas gracias!


7 meses después, con la publicación mañana de Mi primera vez... fuera de Balaídos, se acaba esta historia de #CeltismoVintage... Han sido 32 semanas ininterrumpidas de relatos escritos con el corazón, con sabor y color celeste, que nos han emocionado haciéndonos viajar en el tiempo, que nos han llevado a nuestra juventud e incluso a nuestra niñez y que, en bastantes casos, nos han traído a personas que ya no están con nosotros... No es que cualquier tiempo pasado sea mejor, pero... ¡qué buenos fueron aquellos días!

Estos relatos de otro tiempo han servido para algo que tanto nos gusta y tanto nos llena a todos: para hacer celtismo. También han servido estos pedacitos de nuestras vidas, por lo menos en mi caso, para conocer a gente nueva, para hacer amigos y para trabar relaciones que creo que van a valer mucho la pena y van a prolongarse en el tiempo.

Este conjunto de relatos de #CeltismoVintage ha estado abierto desde el primer momento a la participación sin límite ni restricción alguna de todo aquel que quisiese contribuir: todos los que han remitido su texto, sin excepción, lo han visto publicado... pues a estas alturas todos deberíamos tener más que claro que nadie tiene la exclusividad del celtismo... que el celtismo somos todos...

En lo negativo debo admitir que queda la espinita clavada de que ciertos celtistas no hayan podido o querido compartir sus recuerdos, que estoy seguro serían de gran interés.

Con permiso de Andrea Sánchez Karpinha tomo prestada
esta imagen, pues nada representa mejor al #CeltismoVintage
que un corazón celeste
¿Habrá más ediciones de #CeltismoVintage? Pues es posible. Todo relato que me llegue verá la luz, pero ya no se publicarán de forma regular, cada viernes, sino que será cada vez que alguien desee participar y dé un paso adelante con su contribución. Así que, si conocéis a alguien con una primera vez interesante que compartir y no acabe de decidirse, os pido que le animéis a hacerlo. Estoy seguro de que hay muchos celtistas que estarían dispuestos a escribir su primera vez, pero que no se atreven por timidez, modestia, pudor, etc. Por mi parte serán todo facilidades. Ahora depende de vosotros, los celtistas que aún no habéis participado

Es el momento de dar las gracias a todos los que os habéis pasado por aquí para leernos. Por supuesto, a todos los que habéis participado con vuestros relatos (que detallo más abajo).

Pero, sobre todo, quiero dejar constancia de un agradecimiento especial a varias personas (espero no olvidarme de nadie) que han empujado con más fuerza y me han animado, pues siempre han respondido con creces y sin reservas a mis peticiones de ayuda o colaboración. Por supuesto han participado con sus relatos, pero también han colaborado con sus aportaciones fotográficas, estadísticas, etc., han hecho retuits masivos y han contribuido, y de qué manera, a difundir esta sección. Aparecen por orden alfabético, pues todos han puesto interés por igual:
Y estos han sido los 30 participantes a los que reitero mi agradecimiento:

¡Gracias a todos! ¡Hasta siempre! ¡Hala Celta!

P.D.: Días después de redactar este artículo me encuentro con la gratísima noticia de que tenemos un relato más de Mi primera vez, una entrega entrañable y melancólica. Será a cargo de Marcelino Aguiño y saldrá publicado el viernes 28 de junio. ¡No os lo perdáis!

Así es... o no...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El suicidio de Evelyn McHale

Oro en cretinismo periodístico

Felicidade