Quosque tandem?


Una sección por el ojo del voyeur Juan C. Rguez Llanos


Quosque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?

La frasecita se las trae, ya lo sé. El tema viene de mis tiempos de instituto en letras puras y de "un hueso" llamado Jovino que nos amargo la existencia haciéndonos traducir las Catilinarias, una serie de discursos de un tal Cicerón, que trataban de poner fin a una revuelta organizada por un patricio llamado Catilina. El pájaro en cuestión intentaba una y otra vez desestabilizar al Senado, depositario del poder de una debilitada República. El primero de los cuatro discursos comenzaba justamente con esta frase, que viene a decir algo así como: ¿Hasta cuando vas a abusar, Catilina, de nuestra paciencia? Desde entonces, y han pasado ya mas de dos mil años, este latiguillo es una manera muy fina de decir que algo o alguien te tienen hasta los huevos.


Por supuesto, si el pobre Cicerón se trasladase a nuestro tiempo, ante el evidente abandono al que nos someten nuestros gobernantes y la más que tambaleante Jefatura del Estado, seguramente volvería a escribir los mismos discursos, pero esta vez los pronunciaría a la puerta del Congreso, exigiendo la reinstauración de la República.


Que conste que a mí la palabra “república”, me suena un poco mal. Mi madre la utiliza cada vez que se encuentra algo muy desordenado o entra en un lugar en el que hay un gran alboroto: Esto parece la República, dice. Y algo debe de saber, digo yo, porque nació en el 29 y creció con la República, la guerra y el franquismo. Su padre pasó tres días en la cárcel, después del levantamiento nacional, y compartió celda con sindicalistas, socialistas y resto de republicanos. Tuvo una suerte relativa. Consiguió salir con la intermediación de D. Ramón Cameselle para morir poco después victima de unas fiebres y de la miseria de la época. Cada noche de aquellos tres días la puerta se abría y la Guardia Civil se llevaba a unos cuantos a dar el paseillo: al Castro, a Samil, o a cualquier cuneta olvidada. Se calcula que en Vigo se fusilaron a alrededor de dos mil quinientas personas, fruto de esa desmedida manía que tenemos los españoles de no sólo convencer, sino también vencer, humillar y eliminar al que no piensa como nosotros.

Pero contradiciendo a mi madre, la República es una forma de gobierno totalmente validada. Francia o Alemania, sin ir más lejos, son repúblicas con un montón de años de historia. Incluso en Estados Unidos, que es un estado federal, el partido conservador se llama republicano, y no es precisamente sinónimo de desorden o alboroto.

Tal vez lo que sí es un anacronismo es la monarquía parlamentaria de la que participamos: nuestra constitución ensalza la igualdad de los españoles, para enseguida, en el titulo II, jugárnosla con aquello de que hay uno, el Rey, que está por encima de los demás y, aún encima, es inviolable. Creo que los padres de la Constitución no anduvieron muy finos, ya que  a mí se me ocurre que si quieres ser distinto y estar por encima de los demás, deberías no solo ser igual sino mejor. Y que tu casa, tus cuentas, tus negocios y tus idas y venidas, deberían estar más claras que el agua. Además, si en España no hay discriminación por razón de sexo ¿por qué no puede reinar una mujer? ¿Y si Isabel la Católica levantase la cabeza?

Lo que sí hay que reconocer es el carácter sobrenatural de la Familia Real. ¿Cuantos conocéis una familia en la que los cinco miembros hayan sido olímpicos? ¿Quizá la vela y la hípica son deportes coladera? ¿Serán los Increíbles? Incluso el Príncipe fue capaz de sostener la bandera durante la vuelta al estadio olímpico y a Olga Viza se le llenaba la boca al decir lo guapo que estaba: ¿Intentaban ella o Maria Escario emparentar con él, antes que Letizia Ortiz? Puede ser que ese año no hubiese deportistas más cualificados...

Además, ese hombre cazando elefantes, los turbios asuntos de faldas, los negocios familiares, el enfermizo interés de todos por exculpar a la Infanta de los asuntos de su marido... Esos puestazos en la empresa privada para todos a cambio de nada ¿Por qué tenemos que soportar todo esto? ¿Cuánta mierda estáis dispuestos a tragar? ¿Hasta cuándo van a abusar de nuestra paciencia?




Quosque tandem abutere, Catilina, patientia nostra?
Quam diu etiam furor iste tuus nos eludet?
Quem ad finem sese effrenata iactabit audacia?
¿Hasta cuándo, Catilina, abusarás de nuestra paciencia?
¿Hasta cuándo esta locura tuya seguirá riéndose de nosotros?
¿Cuándo acabará esta desenfrenada audacia tuya?


Así es... o no...

Comentarios

  1. Juan C Rguez Llanos5 de mayo de 2013, 9:47

    Hoy me gustaría, más que nunca , que dejaseis vuestra opinión acerca del tema y poder debatir amablemente.Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  2. Felipe de Borbón es poco más de un mes más joven que yo. Desde que recuerdo, su cumpleaños siempre ha salido en las noticias, en las que se aprovechaba para glosar su vida, obra y milagros... De joven, estando siempre mi cumpleaños tan reciente, no lo entendía y me preguntaba "¿Por qué?" Ahora que soy más viejo lo entiendo aún menos y lo más triste es que no hay "porqués"... no hay explicación lógica, racional y científica para que se mantenga (mantengamos) este anacronismo.

    Y en cuanto a lo de la participación en los JJ OO mi pensamiento siempre se fue hacia aquellos deportistas que, después de toda una vida de preparación, trabajo y sacrificio, se quedaron sin plaza porque los Borbones estaban mejor preparados... :(

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, hace ahora poco más de un año, el 14 de abril de 2012, en este blog ya quedó escrito esto: http://asiesono.blogspot.com.es/2012/04/inadmisible.html

    ResponderEliminar
  5. Lo que pasa es que vemos el desorden como algo intrínsecamente malo, perverso y cuando lo que está instaurado es un sistema injusto y que va en contra de principios y derechos fundamentales me parece totalmente necesario ese desorden, incluso. República sí, pero algo más que simplemente la ausencia de un monarca, debe fundamentarse en unos principios y con un sistema acorde a ello .Porque si se va la familia real y el resto sigue igual a mi eso no me convence . ¿De qué serviría tener un partido como el republicano de EEUU ? Absolutamente de nada,solo cambiaría que no habría un rey, el sistema es el mismo, las políticas serían las mismas.Esa no es la República a la que yo aspiro a alcanzar. Y esa denominación de ese partido de republicano dista mucho del concepto que yo tengo de República.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan C Rguez Llanos5 de mayo de 2013, 10:56

      Por supuesto, Alberto, piensa que en anteriores entradas ya exprese mi total desacuerdo con el sistema político-financiero. Además dentro de la Republica debería tener cabida tanto la derecha como la izquierda, toda la amalgama política. Esta claro que todo necesita un lavado de cara en profundidad, grandes cambios, que los partidos no harán ya qué no les interesa romper su red clientelar.Para eso, estamos nosotros, pero veo que nuestra capacidad de aguante es infinita.

      Eliminar
  6. Estoy con Alberto.
    Llegar a la República es el primer paso, pero queda un largo camino por recorrer.
    Esta claro que lo primero que tenemos que hacer es sacar al pata coja de Juan Carlos que solo sabe pedir perdon por sus cagadas y tropezar en cada acto publico al que va.
    Y después encargarnos de todo el tema financiero del orden político.
    ¿Que es eso de sueldos vitalicios?
    ¿Que es eso de inmunidades, de privilegios...? Me da asco cada vez que leo algo de eso. ¡Aquí todos por igual!
    ¿No dice nuestra Constitución que todos somos iguales? Pues yo no veo igualdad ninguna...
    Si robas y eres Urdangarin o un banquero no pasa nada; pero si robas y eres panadero o fontanero a la cárcel... Y eso que los últimos roban para poder sobrevivir no para vivir de lujo.
    En definitiva: que vivimos en el país del cachondeo. Roba a los pobres para darselo a los ricos y saldrás impune; roba a los ricos para dar de comer a tus tres hijos y chuparas cárcel...

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches!!!
    Yo creo que necesitamos a un Robin Hood. Diría más, necesitamos muchos Robin Hood.
    VIVA LA REPÚBLICA!!!!, Qué los cambios empiecen YA!!!´. Qué hay mucho sin vergüenza suelto y esto es insufrible.

    ResponderEliminar
  8. El problema es que todos pensamos en modelos de estado preestablecidos. ¿Acaso una monarquía tiene que ser siempre como la que conocemos? ¿Acaso una república no puede ser diferente a las que hubo en nuestra historia? ¿Por qué no luchar por una monarquía diferente en lugar de por un modelo de estado diferente? Igual que hay democracias para todos los gustos, los modelos de estado no son inamovibles aún llamándose igual. El caso es que yo no quiero un jefe de estado como Bush, Le Pen o Berlusconi y desde luego no quiero una república donde el jefe de estado sirva para algo y el presidente del gobierno no, o viceversa. Está muy bien eso de elegir, pero si eligiendo resulta que va a haber un personajes que va a valer para lo mismo que un monarca, para eso me ahorro las molestias de ir al colegio electoral. Yo soy monárquico por una simple razón: prefiero un ladrón más o menos preparado para asumir todas las competencias de estado en caso de catástrofe, que no elegir a un tipo puesto ahí por otros tipos sin preparación ninguna para tomar decisiones para mover un ejército, apretar un botón rojo o coger un teléfono del mismo color. ¿Está bien la monarquía que tenemos? Pues no. ¿Es mejor una república con un jefe de gobierno como Berlusconi? No lo creo. Para mí la clave está en la formación y, aunque sea solo por el tipo de vida que les tocó llevar, hoy en día el único modelo de estado que permite que una persona sea formada por y para ser jefe de estado con garantías de conocer el funcionamiento de todos los poderes es la monarquía. Si un político se va de su cargo tiene un sueldo de por vida, si una familia real deja de ejercer se va al exilio. ¿Quién pierde más? Pregunta de difícil respuesta...

    ResponderEliminar
  9. Porque es tocando fondo, aunque sea en la amargura y la degradación, donde uno llega a saber quién es, y dónde entonces empieza a pisar firme.J.L San Pedro.

    ResponderEliminar
  10. Ya hemos tocado fondo, lo que pasa s q siguen engañándonos y lo peor de todo es la decepción de los españoles, nos han quitado nuestros ahorros, no han quitado nuestro medio de vida y aún nos pueden seguir quitando, ésto no se acaba akí... Gracias amigo mío por plasmar siempre tan bien la realidad, enhorabuena. bsssssss

    ResponderEliminar
  11. LUIS GARCIA LLORET7 de mayo de 2013, 19:26

    Es increible que en pleno siglo XXI aun existan reyes reinas y principitos viviendo a costa de los ciudadanos y sin aportar nada al pueblo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

El suicidio de Evelyn McHale

Oro en cretinismo periodístico

Felicidade