Los tiempos están cambiando

Come gather 'round people
Wherever you roam
And admit that the waters
Around you have grown
And accept it that soon
You'll be drenched to the bone
If your time to you
Is worth savin'
Then you better start swimmin'
Or you'll sink like a stone
For the times they are a-changin'

No me tengo por carca, retrógrado, ni mucho menos, pero una señal inequívoca de que el tiempo pasa inexorable y de que me hago viejo es el hecho de que causen cierta extrañeza algunas cosas que uno va encontrando.


Tampoco soy precisamente un defensor de lo políticamente correcto. Es más, creo que la corrección política no deja de ser una estrategia de empobrecimiento y aborregamiento, una estratagema de los perros ovejeros para conducirnos a los rediles que más les interesan a los powers that be en cada momento, en especial por medio de su brazo armado, el fascismo del lenguaje... pero ese, el del lenguaje pervertido por voluntades alambicadas con intenciones espurias, es otro asunto sobre el que siempre amago con escribir y no acabo de encontrar el momento ni la inspiración de sentarme a consumar mi amenaza...

El caso es que hace unos domingos pasaba a media tarde casualmente por un lugar conocido en tiempos como finca de la Areosa y donde radica desde hace tiempo un colegio muy conocido del centro de Vigo, gestionado por religiosos, cuando percibí unos silbatos de árbitro y gritos de deportistas y aficionados que llamaron mi atención. Como soy capaz de presenciar cualquier deporte, hasta curling en el Sáhara un mediodía canicular de julio, me adentré en el colegio con curiosidad y con la intención matar el rato. Me encontré un partido de baloncesto entre adolescentes, en un ambiente sano, relajado y muy deportivo, alejado de lo que se suele encontrar en otro tipo de competiciones más pedestres.

El partido se disputaba en unas instalaciones envidiables: bien ejecutadas y dotadas, cuidadosamente mantenidas y limpias... decoradas con publicidad. Ese fue el primer detalle que me chocó, pues se trataba, como ya ha quedado dicho, de un centro educativo, y no es muy frecuente por estos pagos encontrarse anuncios en los colegios... No tengo nada que objetar en absoluto: cada uno es muy libre de hacer lo que mejor le parezca, faltaría más, y en estos tiempos de crisis económica brutal no solo es muy lícito, sino también imprescindible, buscar con creatividad y capacidad de innovación vías alternativas de financiación que redunden en beneficio de la comunidad, sea esta del tipo que sea: empresarial, vecinal, familiar, religiosa, educativa, etc.

Pero el detalle que captó mi atención con intensidad máxima, aunque no fuese en primera instancia, fue un cartel publicitario, uno de los de mayor tamaño entre los allí presentes, el más manifiesto, perfectamente visible de modo frontal desde la entrada al pabellón deportivo, colgado tras una de las canastas, de manera que era y es imposible ignorarlo consciente, inconsciente, subconsciente o subliminalmente:

Se trataba del cartel de una óptica, muy conocida en Vigo por su antigüedad (ellos mismos alardean en su web de ser la óptica decana de la ciudad, establecida  desde 1955), en el que a modo de reclamo se utilizó la fotografía de una moza casi completamente sumergida una piscina, drenched to the bone, cabelllera mojada, con los hombros y las carnes húmedas al aire y ataviada únicamente, como no podía ser de otra manera en el anuncio de una óptica, con unas gafas de sol.

En la zagala de la fotografía es reseñable también su postura, su actitud, el ánimo de insinuación que se desprende del encuadre fotográfico y de la composición publicitaria en las aguas semitransparentes de la piscina... dejando a la imaginación y la lascivia de cada uno... lo que cada cual quiera imaginar...

Por más que me esfuerzo, mi torpeza, mi ignorancia y mi estulticia me incapacitan para conjugar esa imagen, que junto a Marcelino Champagnat preside los juegos de los niños durante los recreos de los días lectivos, con conceptos como recato, pudor, modestia, decoro, reserva, compostura... que a buen seguro la orden religiosa que con tanto éxito y dedicación gestiona ese centro educativo desde hace decenios coloca en lugar central y preeminente de su ideario y valores y que, sin ninguna duda, no dejan, día a día, con espíritu de equipo y ambiente de familia, de intentar transmitir a sus alumnos por cuantos medios tengan a su alcance... The times, they are a-changin'

Así es... o no...



Bob Dylan: The Times They Are A-Changin'

Come gather 'round people
Wherever you roam
And admit that the waters
Around you have grown
And accept it that soon
You'll be drenched to the bone
If your time to you
Is worth savin'
Then you better start swimmin'
Or you'll sink like a stone
For the times they are a-changin'.

Come writers and critics
Who prophesize with your pen
And keep your eyes wide
The chance won't come again
And don't speak too soon
For the wheel's still in spin
And there's no tellin' who
That it's namin'
For the loser now
Will be later to win
For the times they are a-changin'.

Come senators, congressmen
Please heed the call
Don't stand in the doorway
Don't block up the hall
For he that gets hurt
Will be he who has stalled
There's a battle outside
And it is ragin'
It'll soon shake your windows
And rattle your walls
For the times they are a-changin'.

Come mothers and fathers
Throughout the land
And don't criticize
What you can't understand
Your sons and your daughters
Are beyond your command
Your old road is
Rapidly agin'
Please get out of the new one
If you can't lend your hand
For the times they are a-changin'.

The line it is drawn
The curse it is cast
The slow one now
Will later be fast
As the present now
Will later be past
The order is
Rapidly fadin'
And the first one now
Will later be last
For the times they are a-changin'.

Comentarios

  1. A lo mejor el anuncio lo usan como ejemplo de lo que NO se debe hacer :)

    ResponderEliminar
  2. El estar ya vacunada contra todo tipo de violencia que puedan percibir mis ojos es seguro la razón por la cual no veo ningún tipo de perversión en esa imagen. Aún así, al haber sido educada en un colegio religioso, afirmo sin miedo a equivocarme que, al menos, hace 10 años, las monjitas con las que yo estudié no considerarían procedente tal cartel bajo ningún concepto.

    Sin embargo, ¿contradicciones sobre lo que se predica y lo que finalmente se lleva a cabo en el ámbito religioso? Todas las que quieras. Ya sabemos: “poderoso caballero es Don Dinero”.

    Aunque se sale bastante de madre y resulta anacrónico y poco relevante en este caso, acabo de recordar una escena de, creo, la película “Lutero” de 2003 sobre la venta de indulgencias. Todavía cursando la ESO en un colegio religioso y bajo el influjo de únicamente las bondades del catolicismo, me impactó sobremanera una imagen en la que, mediante cierto tipo de indulgencia, no había pecado, por enorme que fuese, que no pudiese ser perdonado, “aunque uno hubiera violado a la misma Madre de Dios”.

    ResponderEliminar
  3. A diario me llegan razónes para descreer,no consigo entender a los que les dura la fe ciega

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. La fe poco o nada tiene que ver con la organización y sus jerarcas...

      Eliminar
  4. .... lo dice Bob Dylan en su canción... LOS TIEMPOS ESTAN CAMBIANDO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que llevan tiempo cambiando... porque Bob Dylan lo dijo hace ya mucho ;-)

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

El suicidio de Evelyn McHale

Oro en cretinismo periodístico

Felicidade