La noche oscura


La noche oscura es una metáfora empleada para describir una fase de la vida espiritual de una persona marcada por una sensación de soledad y desolación. Narra la experiencia mística del viaje del alma desde su emplazamiento corporal hasta que alcanza su unión con Dios atravesando tres "fases": la vía purgativa, la vía iluminativa y la vía unitiva. Este viaje se produce durante la noche, representación de las privaciones y dificultades que encuentra el alma al separarse del cuerpo y alcanzar la luz de Dios...

...o eso dicen las teorías literarias clásicas. A mí más bien se me ocurre que al bandido de Juan de Yepes Álvarez, que pasó a la historia como San Juan de la Cruz, le gustaba bastante alguna moza (incluso me atrevería a decir que alguna monjita... y una lengua diabólica me susurra a la oreja izquierda que tal vez se tratase de un monje...) y no pudo resistirse a contar sus hazañas y las fugas de la muchacha cuando iba al encuentro de él:

Una joven cuenta cómo sale a escondidas de su casa en mitad de la noche y va a reunirse con su amado. Disfrazada y envuelta en la oscuridad, se dirige hasta el lugar de la cita, donde culmina la pasión de los amantes. Para acabar, relajados por la brisa nocturna, los amantes se duermen, primero, el amado velado por la amada y después ella misma.

San Juan de la Cruz
(1542-1591)
                    La noche oscura


    Canciones del alma que se goza de haber llegado al 
    alto estado de la perfección, que es la unión con Dios,
    por el camino de la negación espiritual.


  En una noche oscura,
con ansias en amores inflamada,
(¡oh dichosa ventura!)
salí sin ser notada,
estando ya mi casa sosegada.                     5

  A oscuras y segura,
por la secreta escala disfrazada,
(¡oh dichosa ventura!)
a oscuras y en celada,
estando ya mi casa sosegada.                     10

  En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz ni guía                              
sino la que en el corazón ardía.                 15

  Aquésta me guïaba
más cierta que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
en parte donde nadie parecía.                    20

  ¡Oh noche que me guiaste!,
¡oh noche amable más que el alborada!,
¡oh noche que juntaste
amado con amada,
amada en el amado transformada!                  25

  En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
y el ventalle de cedros aire daba.               30

  El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
y todos mis sentidos suspendía.                  35

  Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el amado,
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado
entre las azucenas olvidado.                     40

Es dificilísimo por no decir imposible traducir un poema, una canción o cualquier composición poética, pero es de justicia reconocer la extraordinaria versión que canta Loreena McKennitt. Desgraciadamente desconozco quién es el autor de la traducción: todo un talento.
 








Upon a darkened night
the flame of love was burning in my breast
And by a lantern bright
I fled my house while all in quiet rest

Shrouded by the night
And by the secret stair I quickly fled
The veil concealed my eyes
while all within lay quiet as the dead

CHORUS
Oh night thou was my guide
of night more loving than the rising sun
Oh night that joined the lover
to the beloved one
transforming each of them into the other

Upon that misty night
in secrecy, beyond such mortal sight
Without a guide or light
than that which burned so deeply in my heart
That fire t'was led me on
and shone more bright than of the midday sun
To where he waited still
it was a place where no one else could come

CHORUS

Within my pounding heart
which kept itself entirely for him
He fell into his sleep
beneath the cedars all my love I gave
From o'er the fortress walls
the wind would his hair against his brow
And with its smoothest hand
caressed my every sense it would allow

CHORUS

I lost myself to him
and laid my face upon my lover's breast
And care and grief grew dim
as in the morning's mist became the light
There they dimmed amongst the lilies fair
there they dimmed amongst the lilies fair
there they dimmed amongst the lilies fair


Así es... o no...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El suicidio de Evelyn McHale

Oro en cretinismo periodístico

Felicidade