Un balón


Un balón es EL JUGUETE, con mayúsculas. El juguete universal, intemporal. El compañero perfecto. Aerodinámico. Una esfera, la figura geométrica perfecta. Redondo como los pechos de una madre, como el sol, como la luna llena, como la Tierra, en la que está presente en todos los continentes, en cualquier civilización: Egipto, Grecia, Roma, China, Japón, Centroamérica... No puede faltar en ninguna casa, en ningún patio de colegio, en ningún maletero de coche. ¿Queréis hacer feliz a un niño? Regaladle un balón. Da igual cuántos tenga ya.

Vejigas de animales, ovillos de hilo o lana, piedrecillas, cabezas y cráneos de enemigos muertos, botellas de plástico de agua de 5 litros, caucho, látex, plástico, cuero, poliuretano, polietileno, sintéticos, policarbonato, microburbujas de gas, amilcar, copa, penalty, federale, allen, super ball duplo, top star, crack, challenge, elast, telstar, tango, azteca, etrusco, questra, gamarada, pelias, magnus moenia, tricolore, fevernova, teamgeist, jabulani, brazuca, mery sport, roteiro, terrestra silverstream, europass, finale, F-50, ctrus, torfabrik, geo merlin, total 90, kopanya, terrapass, maxim, mitre... Paradójicamente ninguno es completamente esférico. Nuestro ojo nos engaña. Están más cerca de la esfericidad perfecta aquellos fabricados con el mayor número posible de piezas e inflados a la presión correcta.

Dos montones de jerseys tirados en el suelo. Dos árboles, dos montoncitos de algas o dos montículos de arena en la playa. Dos palos clavados en el suelo. Ya tenemos portería. Está el partido montado. No necesitamos nada más. Somos felices. Simplones, sin problemas, pero felices... niños, niños eternos ¡Goooooool!

¿Un deporte sin balón, sin pelota, sin bola? Será deporte, pero es menos juego...

Hay que tener mucha sangre fría, pero mucha sangre fría (o para el caso, ninguna sangre en absoluto), para pasar junto a un balón y no darle una patada. Al final va a ser cierto que los árbitros son unos raritos, por dejar pasar el balón ante ellos, apartándose incluso... como nunca dejaré de asombrarme ante esas mujeres que en la playa pasean junto al agua e ignoran con desprecio olímpico un balón descarriado que se cruza en su trayectoria.


Así es... o no...

Comentarios

  1. No estoy de acuerdo. El deporte rey es el atletismo. Luchar contra uno mismo. El fútbol es pasión, sin ella es aburrido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Caramba! Desapareció el meigallo, ya puedes comentar. Muchas gracias. :)

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

El suicidio de Evelyn McHale

Oro en cretinismo periodístico

Felicidade