3.33 am

3.33 when the numbers fell off the clock face
Últimamente me despierto con frecuencia en mitad de la noche. No encuentro ninguna causa física objetiva, tangible y mensurable externa a mí que lo provoque. Lo más curioso es que con muchísima frecuencia, tal como ocurrió la noche del pasado domingo al lunes, cuando miro hacia la mesilla de noche para saber cuánto tiempo de disfrute horizontal me queda el radio-reloj despertador que me regalaron mis padres a finales de 1989 y que todavía funciona perfectamente marca las 3.33.

Perplejo por la altísima frecuencia de esta coincidencia rebusco por internet y descubro que no soy ni mucho menos el único al que le ocurre, y hallo que todos esos que se han atrevido a publicarlo o a consultarlo se sienten igual de perplejos que yo... y que buena parte de ellos caerían directamente en esa categoría que se ha dado en denominar como friqui, pues aluden a motivos esotéricos, satánicos y mesiánicos por igual. Descubro también que hay por lo menos 2 películas de tema satánico en las que la hora 3.33 tiene especial relevancia, una de ellas la fortísima El exorcismo de Emily Rose, supuestamente basada en hechos reales.

Supongo que lo que ocurre es que todos nos despertamos en numerosas ocasiones, la mayoría de ellas a otras horas con una combinación numérica más vulgar y pedestre que nuestro cerebro y nuestra memoria, nada lúcidos en esos momentos, no se preocupan en registrar... y que la combinación 333 es más llamativa y fácil de recordar.

Sea como sea, esa combinación numérica da mucho juego y, como se puede apreciar en la fotografía que encabeza este artículo, figura, supongo que desde luego no por casualidad, en la portada del disco de U2 All that You Can't Leave Behind: J33-3. Conocida la querencia del grupo irlandés por hacer referencias bíblicas en sus canciones, no son pocos los que argumentan que el supuesto vuelo J33-3 del aeropuerto en que se encuentran los músicos no es más que un versículo de la Biblia, Jeremías 33:3: Llámame, y yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.

Así es... o no...


Sunshine, sunshine
Sunshine, sunshine
Oh, oh
Oh, oh

I was lost between the midnight and the dawning
In a place of no consequence or company
3:33 when the numbers fell off the clock face
Speed dialling with no signal at all
Go, shout it out, rise up
Oh, oh

Escape yourself, and gravity
Hear me, cease to speak that I may speak
Shush now
Oh, oh

Force quit and move to trash
I was right there at the top of the bottom
On the edge of the known universe where I wanted to be
I have driven to the scene of the accident
And I sat there waiting for me
Restart and re-boot yourself
You’re free to go
Oh, oh

Shout for joy if you get the chance
Password, you, enter here, right now
Oh, oh

You know your name so punch it in
Hear me, cease to speak that I may speak
Shush now
Oh, oh

Then don’t move or say a thing

Comentarios

  1. Y en algún capítulo de CSI New York también aparece la hora maldita. U2 y la Biblia son siempre una gran mezcla.

    ResponderEliminar
  2. Y en algún capítulo de CSI New York también aparece la hora maldita. U2 y la Biblia son siempre una gran mezcla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

El suicidio de Evelyn McHale

Oro en cretinismo periodístico

Felicidade